Origami

Origami

El Origami es el arte de origen japonés consiste en el plegado  o doblaje de pape sin usar tijeras ni pegamento para obtener figuras de formas variadas, muchas de las cuales podrían considerarse como esculturas de papel.  Es una técnica muy particular ya que transforma desde una base inicial de un cuadrado o rectángulo a formas de alta  complejidad.

Practicar el Origami además de ser un divertido juego para tus hijos,  puede ser beneficioso en muchos aspectos de su desarrollo:

Le ayudará a ser más paciente.
Desarrollar su ingenio.
Despertar su imaginación y creatividad.
Lo hace más hábil.
Le ayuda a tener mejor coordinación.
Mayor concentración.
Mejora su capacidad de memoria.
Mejora su coordinación y su motricidad fina (precisión en sus movimientos con los dedos y manos.
Despierta la sensibilidad artística que tiene el niño y que muchas veces lo papás no nos damos cuenta.
Es un apoyo para el niño en el estudio de las matemáticas y la Geometría.
Lo ayuda a razonar.

Aquí les dejamos algunos consejos para hacer un buen Origami:

Los pliegues deben hacerse en una superficie lisa, sólida y bien iluminada

Si eres principiante, se recomienda comenzar con un papel delgado y económico

Debes tener tus manos limpias para no ensuciar tu Origami

Antes de empezar a doblar, fíjate bien en las instrucciones y sigue los pasos correctamente

Debes hacer énfasis en la presión con las uñas y tener mucha paciencia, sobre todo si es tu primera vez

Trata de hacer varias veces el mismo modelo. Recuerda que la práctica nos lleva a la perfección

Disfrutalo!, el Origami es para la diversión

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *