No mas superwoman…

No mas superwoman…

Hasta principio del siglo XX, la mujer no solo un objeto del hombre, sino que carecía de derechos. Una de las oportunidades de la Segunda Guerra Mundial fue el que EE.UU. observó y analizó que había enviado a su inmensa mayoría de hombres a la guerra. Por tal razón, se había quedado sin mano de obra para fabricar sus armamentos.

Desde entonces, la mujer comenzó a abrirse camino en cientos de áreas que antes de la guerra hubiese sido inalcanzable. Ese fue un momento decisivo del comienzo que hoy conocemos como el Síndrome de Superwoman. Mujeres que están en un constante desenvolvimiento multifacético de madre, esposa, amiga, hermana, empresaria, salvadora de animales y sobre todo en tener el balance en los roles antes mencionados.

Sobredimensionar nuestras capacidades sólo nos puede acarrear problemas relacionados con el mundo de la ansiedad, la angustia y todo su cortejo sintomático en forma de insomnio, otras alteraciones del sueño como el despertar precoz o alternancia en el ritmo de sueño-vigilia, cefaleas, migrañas, nerviosismo, intranquilidad, irritabilidad, tensión, espasmos musculares, alteraciones digestivas en forma de dispepsias, alteraciones cardiorrespiratorias que pueden llegar a ser graves, etc… e incluso se pueden alcanzar estados de depresión reactiva a situaciones de sobrecarga psicológica acumulada.

El remedio es simple pero complicado a la vez, pero está en uno mismo, es reflexionar acerca de los valores que impregnan una vida y de los tiempos adecuados que hay que aplica a cada uno de ellos, tener en cuenta que la imperfección no es un defecto en sí mismo, es más es consustancial con el propio ser humano; ser realista con el tiempo y con las capacidades que posemos y ordenar nuestra vida en base a un principio básico, todo lo que hagas al final siempre pasa factura, bien en forma de recompensa o todo lo contrario, de frustración y desengaño.

Trata de delegar y confiar más en los que te rodean. No creer nunca que eres imprescindible y que el mundo dejará de girar si no estás tú en él… al final solo queda lo que de bueno hayas podido compartir con los seres que te rodean.

Foto cortesia de:http://1.bp.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *