La comunicación con nuestros hijos

La comunicación con nuestros hijos

Para nuestros hijos constituimos un modelo a seguir y durante sus primeros años de vida somos las bases como ejemplo, es la época ideal para tener una buena comunicación antes de la adolescencia. Si nuestros hijos saben que pueden compartir sus sentimientos con uno, se sienten valorados y seguros, la buena comunicación es esencial para enseñarlos a valorarse,  a resolver problemas y a llevarse bien con los demás. Lo más efectivo es un dialogo abierto y sincero donde no exista la lucha de poderes.

Saber escuchar supone un esfuerzo de concentración y disponibilidad. Si en algún momento no puedes prestar completa atención es mejor parar y decir que en ese instante no lo puedes atender pero luego estarás disponible.

La comunicación no verbal nos permite conocer los estados de ánimo, sentimientos y preocupaciones. Los niños son especialmente sensibles a la comunicación no verbal de sus padres, por esto es importante tomar en cuenta estas sugerencias:

Abandonar lo que haces y prestar plena atención a tu hijo en el momento de la comunicación.

Mirarlo a los ojos e inclinarse hacia adelante para mostrar interés.

Asentir con la cabeza ocasionalmente.

Sonreír cuando sea oportuno.

Una palabra de vez en cuando para hacerle saber que lo estás escuchando atentamente.

Estar dispuesto a escuchar a los hijos y aprender a escuchar es el camino para crear un ambiente que estimule la confianza y la seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *